Martes, 23 de Diciembre de 2014 Buscador
 
Inicio
Actualidad
Interes General
Red Tupac Amaru
La Tupac
Prensa
Derechos Humanos
Cultura
Pueblos Originarios
Educación
Salud
Galeria de Fotos
Videos
Musica
Contacto
Enlaces
Latinoamerica
Tupac: historial

Suscribite al boletin de novedades
 
 
Miguel Pereira: Jujuy es mi tierra, mi horizonte


 

 
 

¿Cómo es ser cineasta, vivir en provincias y no morir en el intento?

Miguel Pereira se ríe. Y bueno un poco este ha sido el esquema de mi vida por que soy un hombre con arraigo en esta provincia, o sea tengo un sentido de pertenencia fuerte con Jujuy, todo me atrapa: la belleza de esta tierra, la historia de sus luchas sociales. Y este es mi lugar en el mundo. Además soy cuarta generación de jujeños y me siento un hombre de acá, completamente americano y la proximidad que tenemos con Bolivia, Perú, el norte de Chile hace que se viva mucho más Latinoamérica. Jujuy está ubicado en el corazón geográfico de América del sur, uno está justo en el centro, entonces toda la resonancia de estos países vecinos, que en realidad son fronteras impuestas, caprichosas, por que culturalmente somos muy parecidos pero no impiden percibir un hondo sentido de pertenencia.

Pero en mí vida, he tomado conciencia de todo esto siendo ya hombre. Antes fuí un muchacho que decide estudiar cine. Y estudié en distintas partes del mundo, en EEUU, y luego terminé mi carrera en Inglaterra. Por todo esto digo que encontré una forma paradojal, soy un hombre de las provincias formado en el exterior. O sea, nunca necesité de Buenos Aires. Lo que es el techo o la meca de todo provinciano, llegar a Buenos Aires. En eso, a mí me tocó pasar primero al imperio, viví en EEUU e Inglaterra y recién tomé la dimensión de lo que era Buenos Aires al regreso, y me pareció pequeñito, limitado, por que antes me senté en la mesa de los verdaderos patrones y entendí el mundo desde ahí también.

Esto me dio una visión tridimensional de lo que es Argentina, por que a mi país lo puedo ver desde el interior y desde el exterior, lo comencé a ver con volumen, empecé a entender qué era la Argentina: qué era mirando desde las entrañas y qué era mirándolo desde afuera y un poco, mi obra, mis películas fueron una repetición de este esquema, siempre filmé cosas de Jujuy que era lo que más me interesaba. Era lo que yo quería contar, mostrárselo al mundo, por que entendía que el hombre del interior especialmente tan marginal y lejano como es Jujuy, no tenía imagen, no existía, no se lo veía en los comerciales, en el cine, en la televisión, no había tonada, no había nada… ese era uno de los imperativos que yo tenía, darle vos e imagen al hombre y la mujer de Jujuy.



Siente algún tipo de relego o está todo bien.

Tengo realizadas hasta ahora veintidós películas, documentales, mediometrajes, cuatro largometrajes, pero nunca he pertenecido al grupo de directores que son los más reconocidos y que les resulta más fácil conseguir financiamiento por los actores que usan y por que se sirven de la industria del cine y la televisión; en cambio he tenido que hacer algo más apartado, formando técnicos en Jujuy, utilizando actores profesionales y no profesionales de acá, justamente por este deseo de que puedan reflejarse en una pantalla.

Pero lo que me ha permitido ir manteniendo una presencia ha sido que he sido fiel a esta idea, no he cambiado, toda mi filmografía ha sido hecha aquí, en Jujuy, íntegramente.

Un país sin cine es como una casa sin espejos

Además fui cinco años director del Festival de Cine Internacional de Mar del Plata. Me acuerdo que Jorge Coscia planteaba una imagen, decía que era imperativo que Argentina, a toda costa mantuviera una imagen propia de cine nacional. El decía: un país sin cine es como una casa sin espejos, uno no puede verse reflejado, no hay reflejos, no sabe cómo es uno. Y yo le agregaba algo a eso y le decía: mirá me parece genial tu metáfora. Pero yo la veo como hombre del interior, los provincianos, en esta metáfora somos drácula, somos como el vampiro, pasa frente al espejo y no refleja. Bueno, a pesar de tener espejo en esta casa, los provincianos no reflejamos nuestra imagen; yo tengo la obligación de que dejemos de ser vampiros y que podamos sumar a lo que es la imagen audiovisual de este país, otra etnia