Jueves, 28 de Agosto de 2014 Buscador
 
Inicio
Actualidad
Interes General
Red Tupac Amaru
La Tupac
Prensa
Derechos Humanos
Cultura
Pueblos Originarios
Educación
Salud
Galeria de Fotos
Videos
Musica
Contacto
Enlaces
Latinoamerica
Tupac: historial

Suscribite al boletin de novedades
 
 
PALABRAS DE LA PRESIDENTA ANTE LA TUPAC

Quiero decirles que en esta recorrida he podido comprobar el grado de organización comunitaria, el grado de solidaridad social que ustedes, miles y miles de jóvenes jujeños han alcanzado. Permítanme decirles que cuando veo sus caras, cuando los miro a los ojos, cuando veo esa pasión, ese agitar de banderas, ese sentirse pertenecientes a algo, a nuestro país, me parece ver otras caras; me veo en ustedes con muchos años menos, luchando también por ideales y convicciones. Veo en las caras de ustedes a miles de compañeros que creyeron que era posible vivir en un país diferente. Veo también en ustedes a esos jóvenes que en el año 1.982 fueron a combatir a Malvinas y a dar su vida por la patria, y que el otro día, por esas cosas del destino, me tocó homenajearlos allá en Londres.
 

 
 

Quiero decirles que afirmo una vez más mi compromiso con la causa nacional y popular, por la causa que es la causa de los pueblos que creen en sí mismo, que creen en la Nación, y también creen en la democracia. Si tuviera que definirlo hablaría de la gran causa de los argentinos, de la gran causa del pueblo, de la gran causa de la democracia. Por eso esta noche tan particular aquí junto a ustedes, quiero decirles que ese es el camino, el de identificarse con los intereses del pueblo, de los que más sufren, de los que menos tienen, de los excluidos, de los que no han tenido la suerte de nacer en una familia que les haya proveído vivienda, seguridad, educación.
Yo creo queridos, compañeros y compañeras, que el mejor compromiso con estos ideales es poder garantizarles a todos y cada uno de los argentinos la igualdad de oportunidades, y en estas lucha no tenemos que confundirnos, en esta lucha no nos tienen que dividir con falsas antinomias, porque tiene que ser la causa de todo argentino bien nacido, más allá del partido o el lugar en el que esté.
Quiero convocarlos a ustedes jóvenes a organizarse aún más y hacerlo a lo largo y a lo ancho del país, en cada barrio, en cada universidad, en cada lugar donde sea necesario llevar una palabra esclarecedora, el debate necesario, porque son concentrados y poderosos los intereses que quieren retrotraernos a la vieja Argentina, donde unos pocos crecían y el resto se debatía en la miseria. Será ese compromiso de asegurar la igualdad de oportunidades de educación, de salud, de viviendas, en el que todos tenemos que estar dispuestos a seguir luchando, trabajando y organizándonos, por la vida, por la democracia, por el pueblo, por la Nación, todos juntos. Muchas veces, cuando éramos jóvenes y no teníamos la suerte de vivir en democracia, no teníamos la suerte de poder expresar lo que sentíamos y lo que queríamos. Vivimos momentos difíciles en el país; hoy tenemos la inmensa suerte de haber imperado la democracia y la libertad, dos valores muy importantes. Pero es necesario entonces luchar por la igualdad, por la equidad, por la redistribución del ingreso, esas deben ser las grandes banderas que deben convocar a todos los argentinos, porque es la única manera de poder vivir en una Argentina verdaderamente libre. Solamente seremos verdaderamente libres el día que cada argentino pueda elegir la vida que quiera, y no como ahora que muchas veces solamente dejan a elegir a los jóvenes entre la delincuencia, la droga o la marginalidad. Yo quiero una Argentina diferente, y para eso necesitamos un Estado que haga lo que tiene que hacer. No creemos en la teoría del derrame, creemos en la teoría de la redistribución del ingreso, y que esa redistribución la debe llevar adelante el Estado. En un mundo donde se han caído todos los paradigmas, en donde finalmente tenemos la certeza de que no estamos equivocados, de que no eran teorías del trasnochados, sino por el contrario, la necesidad de reconstruir un sistema de ideas en el mundo en el que volvamos a colocar al hombre como centro y objetivo de la economía y de política, y es así que nos vamos a encaminar a una sociedad mejor. Eso es lo que yo quiero para mi país, que todos tengan la misma oportunidad que tuve yo, de estudiar, de ir a la universidad, sueño con ese país, sueño con ser la presidenta de la igualdad. (Aplausos)
Miren mis manos y miren mis brazos, jamás los bajé, y si no los bajé cuando el pensamiento único estaba en toda la clase política, si no los bajé cuando en mi propio partido era una paria porque creía que se podía hacer otro país, menos lo voy a hacer ahora cuando el pueblo me confío el mandato popular. (Aplausos)
Quiero agradecerle a Milagros, quiero agradecerles a los jóvenes profesionales, médicos, médicas, dentistas, que acabo de ver recién en esta organización Tupac Amarú, el poner al servicio del pueblo los conocimientos que adquirieron en la universidad pública y gratuita que tenemos los argentinos. Esto habla de