Lunes, 1 de Septiembre de 2014 Buscador
 
Inicio
Actualidad
Interes General
Red Tupac Amaru
La Tupac
Prensa
Derechos Humanos
Cultura
Pueblos Originarios
Educación
Salud
Galeria de Fotos
Videos
Musica
Contacto
Enlaces
Latinoamerica
Tupac: historial

Suscribite al boletin de novedades
 
 
La Tupac, Reyes y la gran fiesta que “no existió” - Mordaza informática y violencia

Todo gesto humano, dicen, es un gesto político. Una fiesta, la forma de casarse, el silencio ante el hambre, la violencia o ir a la disco casi al amanecer, o no poder ir, digamos, son gestos que contienen su germen político. Entonces en este artículo que tendría que ser referido a un inocente festejo, nos obliga a hablar de la comunicación y la presión política que ejercen los medios, en este caso, por omisión.
 

 
 





Que en la ciudad de San Salvador de Jujuy, una organización social como la Tupac Amaru convoque a más de cien mil jujeños de toda la provincia -100.000, sí-, la mayoría niños y adolescentes ya que la fiesta era para ellos: el día en que llegan los Reyes Magos. Y esa gran fiesta no es algo que pueda verse todos los días. Ni en San Salvador ni en Buenos Aires. Y si usted lee los diarios locales, eso no existió.

No existió. Una fiesta destinada a los niños, niñas de los sectores más despojados de la sociedad, y para ellos son, fueron, los más de 130.000 mil regalos que se repartieron gratuitamente a los largo de la jornada del día de ayer, sábado 8 de enero de 2011. Y no.

Mordaza. No existieron las más,lejos, de 100.000 personas o no existieron para los medios escritos, alrededor de quince periódicos que existen en SS de Jujuy. O hubo uno, El Tribuno que hizo una breve reseña con referencia a uno de los actos más masivo que se tenga memoria la provincia. ¿Una fiesta de agasajo a los niños carenciados o de hijos de trabajadroes, es tan políticamente violento como para que se la niegue? ¿Tanto les duele a esta manga de jefazos a sueldo y al mejor postor de las redacciones como para negar semejante acontecimiento?

Que les molesta ¿la Tupac?

¿Milagro Sala?

Milagro y lo que representa: los originarios estudiando, los pibes de los barrios carenciados con la Copa de Leche primero y luego, con el crecimiento de la organización, ya la gran escuela, primaria secundaria, terciaria y ahora de extensión universitaria. Les molestan que “estos negros de mierda” – como dice Milagro- se atrevan a reclamar derechos, salud, educación, viviendas dignas, un futuro. ¿Eso molesta? Las gigantes piletas del Alto Comedero ¿Qué?

Entonces, queda claro que la fiesta de los Reyes Magos que cada año organiza la Tupac es un gesto político. ¿Darle una alegría a miles y miles de chicos es un acto de violenta extravagancia? Y puede que sí. Miren ustedes, hace apenas dos días antes de Reyes, Milagro hizo algunas declaraciones con respecto a la violencia: transcribimos partecita, nomás.

Cuando la mentira es mentira Jujuy

Inicio del año electoral- La dirigente piquetera K dijo que hay que “cortar” con el discurso que alude a la “pacificación” de Jujuy y sostuvo que se debe hablar sobre la falta de salud, educación y viviendas.En declaraciones a Canal 2, Milagro Sala cuestionó a los sectores que hacen campaña con la palabra violencia y con los cortes de calles.

¿Por qué -se preguntó- no hacemos campaña con la falta de educación que hay en la provincia, por qué no hacemos campaña con la falta de salud que hay en la provincia, por qué no hacemos campaña con la cantidad de niños que hay desnutridos en la provincia, por qué no hacemos campaña con la cantidad de viviendas que hacen falta para los que menos tienen, por qué no hacemos campaña sobre las rutas, sobre cómo están los caminos, o por qué en los asentamientos que no hay agua, por qué en los asentamientos no hay luz, por qué dejemos de sacar a los chicos de un lugar y los llevemos para otro asentamiento?”.



En este caso, más que político, parece un discurso “subversivo”. Además dijo:

“Acá en Jujuy no existe únicamente la gente del centro. Acá en Jujuy hay miles y miles de habitantes, donde viven en Alto Comedero, donde viven en Alberdi, en Bárcena, que hay mucha necesidades. Hagamos campaña sobre eso. Yo tengo mucho respeto hacia los ciudadanos del centro, pero convengamos que los sectores políticos hoy, su banderita de campaña es decir: no a la violencia, a la pacificación social, que basta de corte de calles. Cortemos ese discurso, saquemos ese discurso y vamos con el otro discurso, con el discurso de decir: acá en Jujuy nos falta mucho; nosotros no tenemos problemas que esa torta grande que se reparte para los sectores políticos, se comience a repartir para los que menos tienen”, indicó Sala”.

Y Reyes.

Reyes es más que una fiesta para Milagro Sala, es como el gran desafío, donde cada año saca toda la energía de la Organización Barrial Tupac Amaru, ya de meses antes se comienzan a mandar a comprar los regalitos, se consigue alguna donación o se saca del alma, pero tiene que haber juguetes para cada niño que participe en la fiesta que les ofrece a Tupac a los niños.

Cada Copa de Leche que bajan de las barriadas, que llegan de localidades que abarcan toda la provincia, Calilegua, Humahuaca, La Quiaca, cada grupo con su bandera, su distintivo. Y ya traen tortas, comidas regionales y todo lo imaginable. Y se ofrece, se agradece a la Pachamama, a los dioses y es donde la Tupac cobra la dimensión y todo el vigor que sale de su gente. Y sobre el escenario bandas de renombre, payasos, animadores y que no haya un niño sin su juguete.

¿Entonces…?

Ofrecerle en agasajo un juguete a un niño pobre, es subversivo, es violencia social, es un acto repudiable para los dueños de la provincia, para los que viven colgados del Estado, para aquellos que hacen sus negociados o para evadir leyes, o para tener en negro al trabajador.

En todo esto, hay algo cierto, la Tupac lucha por un mundo mejor, un mundo sin niños con hambre, sin despojados ni explotados, con esa bandera histórica en alto, el derecho a la salud, la educación y el trabajo. Por esta razón, para los medios gráficos –desconocemos radios o TV pero suponemos que no debe haber muchas variables- esa fiesta donde concurrieron 130 mil personas, no existió. Ejercieron sobre la Tupac la violencia del silencio.

Esto queríamos contarles.

Además, fue una fiesta grande. Llena de alegría y, tengan por seguro, que ayer, en esa ciudad que se llama San Salvador de Jujuy, ningún niño se fue sin su regalo de Reyes.

¡Jallalla, hermanos, hermanas¡ ¡Jallalla¡