Domingo, 20 de Abril de 2014 Buscador
 
Inicio
Actualidad
Interes General
Red Tupac Amaru
La Tupac
Prensa
Derechos Humanos
Cultura
Pueblos Originarios
Educación
Salud
Galeria de Fotos
Videos
Musica
Contacto
Enlaces
Latinoamerica
Tupac: historial

Suscribite al boletin de novedades
 
 
La Perla Lavallina. La primera pileta- Tupac Mendoza

El encabezado del mail decía: “Nueva integrante de la Tupac en Lavalle, Mendoza”. Y una firma en colores: Martucha. Y la foto. Una pileta en un descampado y niños, unos veinte pibitos y chicas con flotadores. Después llegó más información y decía: La pile se inauguró en Enero de este año y albergo a 40 chicos del Barrio y zonas aledañas. Desde las cooperativas y compañeros que participaron en la construcción, nos decían: ¡Esto es dedicado a Milagro!
 

 
 



No es difícil imaginar que esos chicos, es la primera vez que tienen acceso a una pileta. Y además, que sea echa para ellos. Y es ahí donde comienza el milagro: esa voluntad que es la esencia de la organización, poner todo para darle la alegría a un niño. Y detrás, está el mensaje, la mordida por donde comienza la educación del derecho a ser, ese empuje que posibilita avanzar en ese sentido, los derechos. La educación, la salud, el trabajo.

Y usted puede verlos: están ahí, casi parece que ya es tarde o al menos que no hay sol. Y hay que imaginar a los compañeros y compañeras tupaqueros dando con la pala, haciendo el pozo o levantando el refuerzo para contener el armazón de la pileta. Han dejado sus horas de trabajo, han avanzado y dado un paso de gigantes y la presentan como “la nueva integrante de la Tupac”. Y que esto es para Milagro (Sala).

Eso es todo.

Y tanto. Y esa modestia o de compartir la no apropiación del esfuerzo de muchos. Saber que están en camino. Y se nota la mano de Nélida Rojas. Nélida quedó deslumbrada cuando hace años viajó a Jujuy y vio la obra de la Tupac, el Alto Comedero. Luego en un encuentro en casa de Milagro, Nélida decía: nosotros en Mendoza tenemos que hacer algo así. No tanto, pero lo que podamos. Era un mediodía largo y la mesa gigante –como suele ser en casa de Milagro.

Han pasado algunos pocos años. La Tupac Mendoza ha crecido, ya se está volviendo adulta. Y ahora este regalo, la primera pileta en Lavalle. Y esto te hace pensar. Obliga a pensar donde está la magia, donde sale la voluntad, donde crece la hermandad entre estas mujeres y hombres que no tenían futuro, que simplemente no eran. ¿Es la mística Tupac? Puede ser. Es. También es una organización que nace desde la propia creencia en si mismo.
Seguramente no llamaron ningún arquitecto ni constructor para hacer esa pileta. Se aprende. Todos podemos aprender es una forma de pensar a la Tupac, de pensarnos. Y así se avanza. Y vemos a los chicos nadando, los vemos con sus flotadores, los vemos en ese horizonte de campo abierto. Y allí está naciendo otra cultura, una propuesta de vida y lucha. Ser tupaquero es un poco eso: estar condenado a luchar por tus derechos.

¿Qué queda por decir?

Nos felicitamos por tener compañeros y compañeras como los que hicieron esa pileta, en el partido de Lavalle, Mendoza. Han sembrado un horizonte en la mente de esos niños. Y la alegría de la vida. Saludos tupaqueros.